El mayor hipócrita del mundo

En la comparecencia de ayer ante el Senado de los Estados Unidos de los responsables de varias redes sociales (Meta, TikTok, Discord, X y Snap), titulada «Big Tech and the Online Child Sexual Exploitation Crisis«, pudimos ver la mayor demostración de hipocresía del fundador y CEO de Meta, Mark Zuckerberg: interpelado por el senador republicano Josh Hawley, que le señaló su inacción a la hora de corregir alguna de las características de sus productos que claramente provocaron daños a miles de jóvenes y le ofreció la posibilidad de pedir disculpas a los familiares de algunos de ellos que se encontraban en la sala con fotos de sus hijos, Zuckerberg se levantó y se dirigió a ellos para formular unas disculpas:

“I’m sorry for everything you have all been through, no one should have to go through the things that your families have suffered, and this is why we invested so much.”

(«Lamento todo lo que habéis pasado, nadie debería tener que pasar por las cosas que han sufrido vuestras familias, y es por eso que invertimos tanto».)

No, Mark, no. Eso no es así. Es completa y factualmente incorrecto. Tu compañía, que conocía de manera fehaciente los efectos de sus productos sobre la salud mental de sus usuarios y, sobre todo, de los más jóvenes, se dedicó a invertir mucho, sí, pero precisamente para potenciar esos efectos y atraparlos más aún. Y por decisión exclusivamente tuya, totalmente personal y en contra del criterio de muchos de tus directivos, rechazó en todo momento la posibilidad de introducir cambios o correcciones en sus productos destinados a paliar de alguna manera el sufrimiento de esos usuarios o a evitar los efectos que el producto generaba. No hablamos de hipótesis ni de interpretaciones, sino de hechos documentados y demostrados fehacientemente.

Mark Zuckerberg no solo es un psicópata carente de empatía y capaz de priorizar los beneficios de su compañía frente al sufrimiento de miles o millones de personas, sino que además, es un completo hipócrita que miente en sede parlamentaria a los padres que han perdido a sus hijos por su culpa. Como de manera perfectamente rigurosa afirma el senador republicano Lindsey Graham, Mark Zuckerberg tiene sangre en las manos. Y no contento con ello, con acudir al Senado con unas pocas frases aprendidas de memoria que repitió constantemente como si fueran un mantra, su compañía no ha compensado a ninguna de las víctimas que ha provocado, ni parece que tenga ninguna intención de hacerlo.

Llevo ya varios años afirmándolo: esta persona no puede estar al mando de una compañía, y de hecho, el mejor lugar para él, dada su evidente y demostrada peligrosidad social y las evidentes e innegables consecuencias de sus actos, sería la cárcel. Que ahora además afirme que su compañía va a trabajar en el desarrollo de inteligencia artificial general es algo que, dado su inexistente sentido de la responsabilidad y su ausencia de empatía, me pone auténticamente los pelos de punta.

Manipulaciones electorales, espionaje masivo, trastornos mentales de todo tipo, adicciones, suicidios, acoso sexual, bullying, polarización y hasta genocidios son tan solo algunas de las consecuencias de los productos creados, diseñados y gestionados personalmente por Mark Zuckerberg, en el contexto de una compañía en la que siempre ha mantenido un poder omnímodo. Si eso no es suficiente como para tomar acciones decididas para impedir que pueda seguir haciéndolo, francamente no sé qué es necesario que haga para ello.


This article is also available in English on my Medium page, «It’s Oscars season, and the award for the worst hypocrite goes to… «

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *