¿Merchandising y moda? ¡Es posible!

Si os hablo de merchandising, es posible que penséis en las típicas camisetas aburridas que os regalaban y que nunca os poníais. Siendo sinceras, todo armario de mujer tiene, en los rincones más oscuros, productos de publicidad que nunca nos podríamos. Desgraciadamente, si esto sucede es porque las marcas que diseñan los productos no conectan con el público.

Pero esta situación no tiene por qué darse. Aunque cueste creerlo, en la actualidad es posible crear y vender merchandising personalizado. La mayoría de las empresas dedicadas a este servicio permiten subir los diseños propios u optar por una de sus plantillas. Y creedme, son súper chulas.

Por qué aunar moda y publicidad

La opción de unir moda y merchandising es una alternativa sumamente interesante y, si se hace correctamente, lucrativa. No solo estoy hablando de camisetas, sino de todo tipo de productos: gorras, sudaderas, leggins, pantalones, zapatillas… En definitiva, cualquier objeto puede servirnos.

El merchandising es uno de los mecanismos de publicidad más rentables que existen. Entre otras, pueden servirnos para regalar a los clientes que invierten X dinero en nuestro negocio o, simplemente, abrir una tienda de ropa e introducir un pequeño logo de nuestra marca.

Aunque precisa de una inversión inicial, lo cierto es que el merchandising es un mecanismo de publicidad offline en el que no tenemos que volver a inyectar liquidez. Esto significa que, si regalas X camisetas, X sudaderas y X tazas a ciertas personas, estos objetos te harán publicidad sin esfuerzo durante muchos años. ¿No es increíble?

Diseños de calidad en merchandising

Una vez comprendida la importancia del merchandising, ha llegado el momento de hacerlo atractivo para el público. El diseño por el que optéis dependerá del tipo de negocio en sí. Por ejemplo, si queréis abrir una tienda de ropa, deberéis recurrir a vuestros diseños y, en pequeño, el logo de la marca. Por su parte, si tenéis un negocio y buscáis un merchandising más tradicional, debéis tener en cuenta otras cuestiones.

En primer lugar, el color de los productos debe ser atractivo y, si es posible, siempre el mismo (o los mismos, si son varios). De ese modo, adquiriréis cierta coherencia en los productos. Por ejemplo, si queréis crear una línea de ropa, lo suyo es que tanto las camisetas como los pantalones sean combinables entre sí. Además, mi consejo es que el diseño sea similar al logo de la marca; es decir, si tu logo es rosa y negro, la ropa que diseñes debería seguir el mismo patrón.

En segundo lugar, intentad que el diseño sea bonito o, en otras palabras, algo que vosotras os podríais. Aquí entraría en juego decidir si queréis vuestros propios diseños o, por el contrario, una plantilla que, por cierto, también puede modificarse.

Podéis crear diseños lisos o con estampados, de colores cálidos o fríos. Si queréis anunciar el nombre de vuestro negocio en el diseño, intentad que la topografía sea bonita, integrada en el fondo y original. Podéis utilizar vuestros propios diseños para trabajar en la empresa, para los empleados o incluso para regalarlos o venderlos.

Si tenéis dudas, recordar que existen muchos ejemplos de merchandising que se han convertido en moda. Pensad, por ejemplo, en las camisetas de ACDC, Coca-Cola o incluso la NASA.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *